post image

¿Cómo organizar su armario?

Su madre tenía razón, no debería dejar su ropa tirada por el suelo. Si la guarda adecuadamente, además de tener la casa más organizada, también le durará más porque no se dañará. Asimismo, le será más fácil vestirse porque será más sencillo encontrar lo que busca. Pero no debería guardar todo amontonado en el armario o los cajones. Cada prenda se tiene que guardar de diferente manera para proteger el tejido y la forma. Esta lista le ayudará a guardar su ropa correctamente.

Colgar

La mayoría de las prendas en las que usan los hombros deberían colgarse en el armario. Pero no cuelgue estas prendas apretadas unas contra otras para que te entren más porque se pueden dañar y arrugar. Lo ideal sería que hubiera unos cinco centímetros de espacio entre cada prenda.

Trajes: la plancha y la limpieza en seco destruye su tejido; lo mejor para evitar las arrugas es usar la gravedad. Use perchas gruesas que por lo menos tengan dos centímetros de grosor en el centro y cuatro en los lados. Cuélguelos fuera del armario durante un par de horas para que se aireen y después guárdelos. De esta manera sus trajes le durarán más tiempo.

Camisas: no pierda todo el trabajo que ha realizado para plancharlas; si no las cuelga bien, se arrugarán. Si no dispone de mucho espacio, cuelgue las camisas que suele usar frecuentemente y doble el resto. Cuando quiera usar una de esas camisas, échale vapor de agua y cuélguela la noche previa al día que vaya a usarla.

Pantalones de vestir: busque perchas con pinzas, si dobla los pantalones, puede dejar una raya horizontal en el tejido. Cuélguelos por la cintura y el dobladillo.

Abrigos: si el abrigo está hecho a medida, es muy importante que lo cuelgue. Los abrigos deberían tener los mismo cuidados (y perchas) que los trajes. En verano póngalos en bolsas al vacío, ciérrelos y guárdelos en maletas que no use. Así tendrá más espacio en su armario y evitará cualquier problema con las polillas.

Doblar

Prendas de punto: las prendas de punto pierden su forma si se cuelgan. Hay que doblarlas y guardarlas en armarios espaciosos; si las comprime demasiado, puede estropear el tejido.

Ropa interior: dóblela y guárdela después de cada lavado, así puede ir controlando cuánta tiene y cuándo necesita cambiarla.

Calcetines: si los guarda haciendo una bola con ellos, perderán su elasticidad. Es mejor doblarlos.

Enrollar

Camisetas: la mayoría de los hombres tienen demasiadas camisetas. Ponerlas una encima de otra hace que sea bastante complicado encontrar la que quiere. Sin embargo, puede enrollarlas y guardarlas en el armario/cajón en diferentes niveles; así es más fácil escoger la que quiere.

Pantalones: si los pantalones se doblan pueden aparecer arrugas donde no queremos. Para no tener que volverlos a planchar, lo mejor es enrollarlos y guardarlos de la misma manera que las camisetas.

Accesorios

Calzado: las hormas son imprescindibles para los zapatos de piel. Estos zapatos tan caros se pueden secar y romper si no tienen hormas. Busque hormas de cedro ya que absorben el sudor (y los olores).

Cinturones: enróllelos y guárdelos en su cajón de los calcetines. No los deje en los pantalones ya que pueden dañar los tejidos (y además se olvidará de dónde los dejó).

Corbatas: si usa corbata todos los días, cómprese un colgador de corbatas. Si únicamente tiene un par de ellas, enróllelas con la parte interior hacia el exterior para proteger el tejido.

Pida su ropa interior cómoda aquí

Compartir:

Regresar a la tienda