La planta

Todo comienza con la planta de bambú. Por cierto, ¿qué pasa con los osos panda? ¡Keep Cool! Nuestros amigos utilizan un tipo diferente de bambú por lo que no te tienes que preocuparte por ellos. Está bien, ¿te imaginas la transformación del bambú en camisetas suaves y sedosas y en calzoncillos? Nosotros tampoco nos lo podíamos imaginar. Pero como sólo es posible hacerlo desde el año 2001, ¡no era tan extraño que no lo supiéramos! En el año 2001 dos personas de la Universidad de Pekín descubrieron cómo se puede transformar el bambú en ropa.



El proceso

Durante el proceso se hacen las fibras de bambú .En primer lugar los tallos de bambú se aplastan, se hacen más pequeños y son tratados químicamente. Podemos escuchar lo que piensas, ¿qué es eso del tratamiento químico? ¡Keep Cool! Nuestros amigos hacen esto en un circuito cerrado para que los productos químicos no se liberen al medio ambiente. El compuesto se presiona a través de boquillas para crear una fibra delgada. La fibra delgada se seca, se enrosca y después se hace hilo. Y a partir de ese hilo se hace el tejido. ¿No lo tienes claro?¡Keep Cool! Esta imagen te ayudará a comprenderlo.




Un producto justo

Los amigos de Bamigo valoran los productos honestos y esa es la razón por la que no utilizan tipos de bambú en peligro de extinción. ¿De dónde viene nuestro bambú? China. En China es posible la reforestación de las plantas de bambú. Desde China, el bambú se va a Turquía y se transforma en la ropa interior. Después de eso viaja a los Países Bajos para que finalmente llegue a tu casa.

 

¡Pide tu ropa interior de bambú aquí!